Caminos, canales y montañas

Hace un mes que pisé África por primera vez. Un largo viaje por aire y tierra me trajo hasta Same, una pequeña ciudad del norte de Tanzania, en la región de Kilimajaro. Recién titulado, el apoyo de ONGAWA y del Colegio de Ingenieros de Caminos de Madrid me está permitiendo conocer de primera mano el mundo de la Cooperación al Desarrollo.

Vista de la estación de autobuses de Same

Vista de la estación de autobuses de Same

Mi tarea principal es apoyar la rama de infraestructuras dentro del proyecto “Sustainable Management of Chome Nature Reserve in Same District”. Chome es un bosque tropcial con categoría de reserva natural en el corazón de las montañas Pare. Esta cadena montañosa está salpicada de pequeños pueblos y aldeas habitadas por gente Pare. Los Pare son una de las cientos de tribus que componen el rico y diverso mapa étnico de Tanzania. Tienen idioma propio, el Kipare, así como una cultura y tradiciones diferenciadas. Llevan generaciones viviendo de la agricultura y de la explotación del bosque que rodea a sus asentamientos.

Bosque cercano a la localidad de Vuje, en las montañas Pare

Bosque cercano a la localidad de Vuje, en las montañas Pare

Pero recientemente, la presión demográfica está produciendo un desarrollo de la minería ilegal y la tala descontrolada de árboles, poniendo en peligro el delicado equilibrio del ecosistema. Por otro lado, el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos hídricos en las zonas altas hacen que las comunidades de aguas abajo de las montañas no reciban agua suficiente. Además, la población tiene serios problemas de acceso al agua potable y saneamiento. Por tanto, la situación es delicada y compleja, formada por diferentes problemas relacionados entre sí.

Durante este mes, he comenzado a trabajar con las comunidades de regantes de Vuje, Kanza y Lugulu, tres pueblos de las montañas que gracias al soporte de ONGAWA han podido rehabilitar parte de sus canales de riego. Con ello se busca fomentar el uso del recurso hídrico de manera más eficiente y mejorar la productividad de la agricultura. Así se espera mejorar la gestión del agua, dinamizar la economía local y hacer menos atractivas las actividades que dañan la reserva natural.

Mujer cargando con la cosecha en Vuje

Mujer cargando con la cosecha en Vuje

Niñas cargando con cubos de agua en Kanza

Niñas cargando con cubos de agua en Kanza

Mis reuniones con los agricultores me han permitido conocer un poco la realidad rural tanzana. En las montañas la vida es tranquila. De vez en cuando una moto o el juego de unos niños rompe el silencio. Pero también es dura. De manera continua puede verse un tránsito de personas, generalmente mujeres y niñas, cargando sobre sus cabezas la cosecha de la mañana o el agua para la cocina. También he podido escuchar sus inquietudes. Las variaciones en el precio de los cultivos hacen de la agricultura un medio de vida poco seguro. Las sequías, cada vez más frecuentes, siempre son una amenaza. Los problemas siguen, pero se sienten agradecidos. El revestimiento de los canales ha supuesto una gran mejora, que no habrían podido abordar sin el apoyo de ONGAWA.

Visita a un canal con la comunidad de regantes y el ingeniero del distrito

Visita a un canal con la comunidad de regantes y el ingeniero del distrito

Mis herramientas de campo: GPS y cuaderno de notas

Mis herramientas de campo: GPS y cuaderno de notas

Codo a codo con los regantes y el ingeniero del distrito, he recorrido los canales para comprobar su estado. Durante décadas estos cursos de agua, tan importantes para una comunidad dependiente de la agricultura, no han tenido más revestimiento que el lecho que proporcionaba el bosque. Ahora, las zonas más delicadas han sido revestidas pero sigue habiendo mucho margen de mejora por delante. Echando fotos y con ayuda de un aparato de GPS, he tomado puntos para hacer un mapa de la zona. En él se mostrará la posición de los canales, las zonas que han sido rehabilitadas y los puntos débiles que necesitan reparaciones. Gracias a ello, será más fácil identificar los problemas, diseñar nuevas mejoras y acceder a financiación.

Mantis flor espinosa con las alas recogidas

Mantis flor espinosa con las alas recogidas

Caminar por las montañas Pare es toda una experiencia. Aquí la naturaleza es exuberante y se muestra en su estado más puro, reclamando su espacio. Cada centímetro que el hombre le arrebata para su provecho debe trabajarlo duramente.  También queda claro que eres un invitado en la casa de otros que llevan ocupando las montañas mucho más tiempo que tú. Encontrarse con algunos, como la mantis flor espinosa, es un placer para la vista. Toparse con otros, como la mamba verde, te hace recordar que el bosque puede ser tan bello como peligroso.

Aviso a navegantes: mamba verde cazada y colgada al lado de un canal

Aviso a navegantes: mamba verde cazada y colgada al lado de un canal

Espero no olvidarlo, pues mi relación con las montañas Pare acaba de comenzar y nos vamos a ver a menudo. Una vez realizado el plano de los canales, seguiré trabajando con los regantes para ayudarles a crear una entidad de riego registrada y reconocida por el gobierno, así como diseñar planes de operación y mantenimiento que aseguren la sostenibilidad de los canales en el tiempo.

Vista desde las montañas Pare

Vista desde las montañas Pare

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s