A ritmo de café pausado

Describir aquello que he conocido a lo largo de este mes no es tarea fácil. Ni siquiera describir lo que he sentido en este tiempo se hace sencillo una vez sentado frente al ordenador. Supongo que es por las cosas tan distintas que se pueden ver dependiendo del lugar donde te encuentres y de los sentimientos tan diferentes que puedes experimentar según fijes tu atención en una u otra cosa.

Llegar a una Managua anochecida que se deja reconocer a través de la ventanilla del avión, despertando todas esas inquietudes que dormían quién sabe dónde, sonriendo con la incertidumbre del que no sabe lo que le espera, pero que genera ilusión para regalar. Apenas unas horas de sueño y llaman a la puerta. Ahí está Ana, compañera española, con una maleta más grande que ella misma y una sonrisa de acogida, ya que a pesar de haber llegado más tarde que yo, lleva once meses a sus espaldas en este país. Escucharla contando historias de todo este tiempo aquí te hace darte cuenta de cómo este país marca. Es imposible dejar de pensar que en este tiempo, todo lo aquí vivido, le ha conferido un poco de ADN nica que estará marcándola para siempre. Aquel que le hará extrañar este lugar, sus colores, las maneras, sus gentes…

Los primeros días fueron todo preguntas. Era todo tan nuevo, tan diferente, que costaba imaginar que hace una semana estuviese en Madrid sofocado por el calor del verano. La acogida fue cálida. Todas y cada una de las personas del equipo hicieron que vencer la timidez y superar la desubicación de los primeros días fuese una tarea más que sencilla.

IMG_20150804_102804El proyecto que ONGAWA desarrolla en Nicaragua tiene su foco en el municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega. Aquí, entre cafetales y olor a naranja dulce, se trabaja construyendo sistemas de agua potable, nuevas unidades de saneamiento, implementando metodologías que consigan un cambio de hábitos en temáticas de higiene, procurando que el desarrollo agronómico respete los recursos naturales, y multitud de aspectos más. La sensación que tengo acerca del trabajo que aquí se desempeña es que todo lo relativo a él se magnifica. Cualquier decepción que surja desempeñándolo adquiere una relevancia especial, ya que sin duda, las ilusiones depositadas en él son grandes y el contacto con las personas hace que sea muchísimo más sensible. Sin embargo, los éxitos que se consiguen tienen una trascendencia especial, más allá que la obtenida desde un punto de vista puramente laboral. Conseguir un cambio en el que crees. Ese valor añadido de cambiar, aunque sea a pequeña escala, una injusticia a la vez que desarrollas tu vida laboral, creyendo en lo que haces y sabiéndolo correcto, es lo que más me hace admirar al equipo que aquí me encontré.

Porque vivir de cerca esto abre un poco los ojos y mucho la mente. Porque en este viaje tenía un compañero que perder en algún lugar. Tenía que perder ese sentimiento de superioridad moral que de vez en cuando asoma en nuestras formas de pensar cultivada en y para España. Y aprender de cómo aquí disfrutan del tiempo, de cómo solucionan sus problemas laborales, de cómo aún se mantiene esa humanidad y esa cercanía en el trato que habiendo vivido todos mis días en Madrid, no conocía ni de lejos. De que a pesar de todo, nunca hay que dejar de luchar ni de aprender.

Esto no ha hecho más que comenzar. Así que sigo con la maleta abierta para llevarme todos esos aprendizajes que sin duda harán, que a mi vuelta, no se me olvide que siempre hay tiempo para una conversación acompañada de una taza de café (aunque nunca sea tan bueno como el de aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s